• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

La solidaridad del hipocrita.-

Cuando era pequeño, cerca de la casa donde vivo, vivía Juan Francisco y como nuestras abuelas tenían mucha afición a hacer puntilla e intercambiaban asiduamente inquietudes, motivó nuestra amistad. Juan Francisco tenía muchos juguetes que por cierto, todos eran míos y yo, cuatro tebeos estropeados que también eran míos.
Desde hace unos años se nos cae la baba pronunciando la palabra solidaridad hasta el nivel de autoconvencernos de lo muy solidarios que somos, llegando a pensar ser muchísimo más solidarios que el resto de las personas de nuestro entorno y especialmente, cuando estamos en público y precisamos cacarear nuestras virtudes.
Esta semana pasada intenté acceder con mi ordenador portátil a la red de Internet para consultar mi correo electrónico y le pedí al inventillo que me buscase las conexiones más próximas, de tal suerte que pillé ocho líneas de acceso, por cierto, todas cerradas con candado, para que nadie se las llevase a su casa. Ahora entiendo lo insolidario que se puede llegar a ser ofreciendo una conexión wifi del tipo http://www.ruralwifi.net/.

Anuncios

El flan de licor carajillo segarra.-

Hoy es el día de San Nicolás y en España, desde que somos democráticos celebramos el día de la Constitución Española de 1978, habiendo perdido la tradicional fiesta infantil de ir a recoger el gallo en la casa de los tíos y padrinos, por ello y porque ya hace algún tiempo que tomé la Primera Comunión, me he preparado un flan, pero no un flan de cualquier cosa, porque con cualquier cosa siempre se obtiene cualquier cosa, sino un flan de los que mi abuela Vicenta Ortí Ferreres le hacía a mi abuelo Julían Segarra Ferreres.
Con la cantidad de horas perdidas en la lectura de artículos en Internet, me imagino que el lector de este blog nunca habrá leído hasta hoy semejante ocurrencia como “flan de licor carajillo segarra” pero para quien nunca ha probado algo bueno de verdad, cualquier cosa es aceptable, mas, cuando has tenido el privilegio de degustar algo muy bueno, de lo mejor entre lo mejor, nuestro paladar se vuelve exigente y muy selectivo.
El flan de licor carajillo segarra es un flan tradicional al que se le sustituye un vasito de leche por otro de Licor Carajillo SEGARRA en su proceso de elaboración, siguiendo las mismas directrices de la fabricación de un flan convencional y si se hace con el preparado comercial a base de almidón de maíz, desleír el contenido del sobre con el Licor Carajillo SEGARRA y cuando esté hirviendo la leche, añadir el espesante junto con el Licor Carajillo SEGARRA removiendo constantemente para verter posteriormente en un molde dejándolo enfriar.