• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

Turismo, visitas o actividad economica.-

Desde hace muchos años los pueblos del interior tenían que desaparecer y las actividades económicas comerciales debían concentrarse en las poblaciones más grandes, con mayor número de habitantes y si eran capitales de provincia mejor. Las carreteras importantes se construian por la costa, el ferrocarril y hasta la autopista se trazó lejos del camino romano que con muchos más años de historia ya se había cimentado, también los centros educativos, los sanitarios, culturales, sociales, deportivos, etc., como si las personas que decidimos vivir en un pueblo no existieran.
De esta suerte, los precios de los productos de las actividades económicas agrícolas se han mantenido, incluso rebajado con el pretexto de no encarecer la cesta de la compra, para facilitar a los jóvenes pasar a desarrollar actividades ganaderas intensivas o emigrar a las empresas de las grandes ciudades y disponer de un salario acorde con las circunstancias sociales del momento. Las casas de los pueblos han quedado abandonadas y también hemos vivido el deterioro natural de nuestro entorno por falta de cuidados.
Os fuisteis a la ciudad por no ir al campo y ahora estáis anhelando el momento para poder regresar al campo, pero el campo no está preparado para recibiros, aunque la Consejería de Turismo empiece a subvencionar e incrementar anualmente ayudas para mejorar la difusión de los recursos turísticos ruinosos y poder atraer a más visitantes que tampoco pueden cubrir las necesidades económicas de los pueblerinos. Lo que necesitamos son menos trabas burocráticas para poder vivir como personas.

Lo Lleó del Maestrat“.

Anuncios

La via augusta.-

En ocasiones, no entendemos a las cabezas pensantes de quienes toman decisiones en las altas esferas de nuestra nación pero, en algunas cosas no hace falta haber estudiado en la universidad y obtener una solución satisfactoria o acertada para el mayor número de personas.
Recuerdo de cuando era un crío de los que van con pantalón corto, el Sr. D. Adolfo Beltrán Guardiola y mi padre Julián Segarra Ortí, estaban hablando en Tarragona de algo que no puedo precisar por ser demasiado niño pero que debía ser sobre infraestructuras viarias y mi padre comentó que una carretera por el levante de España debería seguir un trazado similar al de la Vía Augusta.
Cuando se empezó a construir la Autopista del Mediterráneo, recuerdo algún que otro comentario en el sentido de crítica sobre el hecho de que todas las intervenciones de la Administración del Estado se concentraban en la costa cuando el trazado de la Autopista del Mare Nostrum debería haber seguido los postes de la línea de alta tensión.
Parece ser que el Gobierno Valenciano desde hace unos años está tomando conciencia del hecho que los vecinos de los pueblos del interior también somos valencianos y aunque a tramos y poco a poco, con el tiempo la CV-10 será una realidad de Valencia a Tarragona.

Las carreteras del Maestrazgo.-

Hace unos años, la Diputación de Tarragona adecentó la carretera de acceso a Alcanar desde la N-340 y daba ganas de girar, dar media vuelta y circular dos veces por el mismo trazado, porque se rodaba de cine y con un firme plano como la recién estrenada autopista.
Cuando entrabas en la Comunidad Valenciana, te percatabas de estar en otra nación, menos mal que llevaba casco en la camioneta porque con los altos que daba sentado en el asiento, de no llevar protección, hubiese tenido que visitar a mis Clientes con la cabeza llena de esparadrapos. En ocasiones, te encontrabas con unos baches que para salir de ellos debías poner tracción hasta en la rueda de repuesto.
Afortunadamente, desde que somos europeos, todo ha cambiado, nuestros gobernantes han sido conscientes de la necesidad de las personas que vivimos en los pueblos y se han volcado, entre otras cosas, en la mejora de las infraestructuras viales sin tener el cuenta la ideología política y aunque podamos opinar de hechos puntuales como el mal estado del tramo de acceso a Vistabella del Maestrazgo, las comarcas del interior de la provincia de Castellón gozan de un muy buen firme y aceptables buenas carreteras, teniendo en cuenta lo montañosa que es nuestra provincia.