• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

Los amigos de Vespa Club Castello en Chert.-

Es evidente, público y manifiesto las propiedades que tienen los licores que elaboro en mi destilería de Chert para mantener la temperatura de los refrigeradores de los motores por debajo de los cero grados centígrados si miedo a estropearlos por congelación y a su vez, evitar la bajada térmica de los conductores de las vespas, especialmente en esta época del año en la que el otoño nos regala sus inclemencias atmosféricas.
En un soleado domingo día 14 de noviembre de 2010, he tenido el privilegio de recibir en la fábrica de bebidas derivadas de alcoholes naturales de Chert la anhelada vista de mis amigos de la Vespa que tienen instalado su Club en Castellón y desde hace algún tiempo, están interesados en una salida a la zona del Maestrazgo para visitar las destilerías de Julián Segarra en Chert y comprobar las cualidades de los licores que allí se elaboran.
Después de dar un paseo por las calles de la población avisando al vecindario en general se su llegada y un preceptivo y adecuado almuerzo con el fin de repostar o vitaminarse reglamentariamente, he mantenido una gratísima conversación tanto amistosa como didáctica en la propia destilería para explicar los procesos de la elaboración de los licores naturales por destilación de sus plantas, semillas, bayas frutos silvestres antes de continuar viaje hacia la capital de La Plana.

Confundir la precaucion con el miedo.-

Hace tan solo 90 años, las carreteras de nuestra geografía del Maestrazgo empezaron a ser invadidas por unas infernales máquinas que corrían más que andaban, alcanzando una vertiginosa velocidad de 40 km./h. delante de una polvareda que espantaba a todos los demás viandantes.
Sus conductores, provistos de una prenda de vestir a modo de bata llamada guardapolvo y una gorra, evitaban en lo posible las turbulencias atmosféricas que elevaban a su paso y que conseguían despertat todas las maldiciones de quienes se topaban.
Hoy las vías interurbanas han cambiado, tanto por los firmes como por el trazado y hay unas velocidades de circulación máximas y mínimas que no podemos ni superar, ni rebajar y cuando circulemos a velocidades anormalmente deducidas por cualquier razón, deberemos hacerlo lo más cerca posible del borde derecho de la calzada junto a la cuneta, con el fin de no entorpecer al resto de los usuarios. Ver Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, aprobado por R. D. Legislativo 339/1990 de 2 marzo. (BOE de 20-12-2001), porque hay algunos chóferes especializados que con sus muevos vehículos recien matriculados andan menos que el tanque de SEGARRA soplándole de frente.