• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

Alto el fuego, alto la carga.-

Muchísimas gracias a todos los que atendiendo a mi artículo en el blog del pasado lunes día 6 de julio os habéis tomado la molestia de enviarme un correo electrónico facilitándome credenciales para presentar ante la Agencia Valenciana de Turismo en la persecución del curioso objetivo de convertir una destilería también en establecimiento turístico.
Necesito participaros que aunque con un documento es suficientes, el disponer de varios ayudan a consolidar cualquier razonamiento y como no se trata de llenar el armario de la Consejería de Turismo con la carpeta de mi expediente, os participo que con lo que he recibido hasta ahora, entiendo que es harto suficiente.
También en los momentos de dificultades, comprobamos que la respuesta social es fundamental a la hora de conseguir el éxito de un proyecto, puesto que con la buena voluntad y todo nuestro empeño, no es suficiente.

Fitur 2009, el consolidar de una feria turística.-

Parece ser que después de 29 añitos de feriantes, los madrileños han conseguido la estabilidad en el sector turístico para consolidarse definitivamente con un descenso de participación de 13500 empresas expositoras a 11100 y una reducción de más del 10% en la superficie de exposición.
La feria madrileña de FITUR permite promocionar a todas las empresas turísticas que a ella acuden, pero este año han reducido los presupuestos por haberse afianzado tanto las empresas como los destinos turísticos y dado que todavía no se ha presentado la destilería de Julián Segarra de Chert para asegurar y reafirmar su mercado, no me es posible obtener estadísticas y ofrecerlas a todos los lectores de este blog.
Coincidiendo con la creación de tan prestigiosa feria, hubo un tiempo en mi época de actividad de representante del comercio, que gracias a la supresión de las licencias para vender licores a granel, algunos importantes empresarios turísticos lloriqueaban la crisis que atravesaban como justificativo del hecho de no comprar los licores de la marca SEGARRA por venderse embotellados y ahora, se presenta al sector turístico, el más fuerte de la economía nacional y calificado como su principal motor, inmerso en la crisis que marcan las melodías musicales actuales de las viejas canciones que ya me se de memoria.