• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

Curarse de todas las dolencias.-

Ahora que estoy relajándome en la escritura del articulito en el blog, me estoy enterando más de lo que pasa a mi alrededor al apoyar los pies firmes en el suelo, puesto que con la tarea diaria que me autoimponía, me estaba perdiendo el saber lo que se cuece en la calle y es que no hay nada como hacer un cigarro regularmente para, dejando el trabajo de lado, observar el entorno.
Durante el último medio siglo no hemos evolucionado en nada, me pensaba que ya estábamos de vuelta y observo sorprendido como aún vamos de idas. Y es que para curarnos de cualquier dolencia, la mejor medicina continúa siendo un partido de fútbol.
Para remediar todos los males y curar las preocupaciones, con un Barça de Campeón conseguimos llenar un estadio de personas y convertir el campo de fútbol en el lugar del mundo donde existe la mayor densidad de felicidad por metro cuadrado, en donde además, a nadie le duele nada, ni existe la gripe porcina, ni la crisis económica, ni el paro laboral, con la palabra “gol”, ¡todos curados!.
Anuncios

D. François Rodriguez Perez.-

Hoy hace un año que empezaba este blog y rápidamente desde Sagunto se adhería, comentaba y animaba el Sr. François Rodríguez Pérez del Restaurante L’Ameler. Desde entonces, muchas personas habéis registrado vuestro correos para recibirlo puntualmente, otros, no habéis confirmado el registro, algunos se han hecho seguidores y una abrumadora mayoría, aparecéis regularmente tras la mata para leer su contenido.
Aunque en principio estaba escribiendo casi a diario, desde hace un par de meses he aflojado malintencionadamente y mis apariciones están siendo más esporádicas que diarias, lo que me favorece en el sentido de imponerme a mi mismo la voluntad de redactar cada día el articulito literario.
Hoy cumplo mi primer añito en este medio y agradeciendo la adhesión y seguimiento, tengo que participar al lector que prefiero la página web al blog y en consecuencia, en lo sucesivo, tendréis que aguantaros y resignaros si, esperando mi intervención epistolar en vuestro correo electrónico, no la recibís. Y es que por muy destilator que pretenda ser, no puedo mantener cuatro bloges todos los días y prefiero los dominios de Internet.