• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

La fotografia nocturna.-

   Siempre es un problema de difícil, por no reconocer de imposible solución, el pretender impregnar un cliché fotográfico sin luz porque es inherente al mismo la necesidad de su existencia pero para conseguir algo aceptable necesitamos inmovilizar una cámara que permita ajustar el tiempo de exposición mas si está completamente oscuro, olvidémonos de intentarlo por insuficiencia de luz.

   Cuando disponemos de una cámara comprada en la tienda, tanto si es analógica como si es una cámara digital, siempre tendremos problemas y obtendremos fotografías verdosas o amarillentas aunque se pueden obtener aceptables resultados durante la llamada “hora azul” porque hay luz casi suficiente, no obstante, si tenemos un deshecho por cámara, incluso sin diafragma pero los conocimientos básicos del funcionamiento fotográfico, con un cajón soporte de la película te diviertes de lo lindo.

   Este es el resultado durante el tiempo del eclipse total del día 15 de junio de 2011 en un intento por obtener impresión fotográfica con luz cósmica.

Lo Lleó del Maestrat“.

Agradecer y reconocer un agasajo.-

En el difícil caminar de la vida no puedes dejar de sembrar simientes de benevolencia porque en cuanto menos te imaginas, te sorprendes viendo surgir brotes de generosidad y reconocimiento que siempre complacen o halagan.
El domingo fui obsequiado por el grupo de componentes de Vespa Club Castelló que vinieron personalmente a conocerme con una caja sorpresa escondida en la vespa, detalle de la asociación hacia mi persona que, coloco en lugar privilegiado de la destilería de Julián Segarra de Chert y guardo emotivamente en un rinconcito especial de mi corazón.
Tengo en convencimiento que para ser importante en la vida no es menester ser guapo, solo basta con rodearte y conservar a los amigos guapos.

La pregunta mas dificil.-

La dificultad de respuesta ante una pregunta por muy intrascendente que parezca, depende de nuestra sapiencia y memoria aunque, nunca estamos a tope de las posibilidades que se espera de nosotros cometiendo los errores más inimaginables ante las preguntas más simples, evidentes o elementales.
Se puede saber algo de alguna ciencia o de su aplicación práctica en un oficio, como para mantener una conversación animada con cualquiera, pero si se nos pregunta por algo tan elemental como es nuestro nombre y no sabemos responderlo, aparecemos ante el interlocutor como verdadero analfabeto.
Han venido unos señores a comprar unas botellas de los licores que elaboro a la destilería de Chert y se han sorprendido extrañamente de que disponga de página web, lo que ha propiciado que la conversación se condujese por el tema informático. En un momento dado, se me ha ocurrido decir que desde hace unos días estoy activando un blog y al hilo de la conversación, se me pregunta por el nombre del lugar para visitarlo. La cara de extrañeza ha sido de lo más elocuente porque verdaderamente desconozco el nombre de la dirección de ubicación del blog que estoy haciendo, por lo que para paliar en lo sucesivo cualquier contingencia de esta clase, he montado un truquillo en el dominio http://www.destilator.com. Mientras estaba ensimismado, la imaginación ha volado hacia una página de enlaces exclusiva para bloges porque, durante la programación de la página, se me ha ocurrido hacerla extensiva a todo el mundo que quiera aprovecharse al igual que tengo la web de los enlaces.

La pregunta mas dificil.-

La dificultad de respuesta ante una pregunta por muy intrascendente que parezca, depende de nuestra sapiencia y memoria aunque, nunca estamos a tope de las posibilidades que se espera de nosotros cometiendo los errores más inimaginables ante las preguntas más simples, evidentes o elementales.
Se puede saber algo de alguna ciencia o de su aplicación práctica en un oficio, como para mantener una conversación animada con cualquiera, pero si se nos pregunta por algo tan elemental como es nuestro nombre y no sabemos responderlo, aparecemos ante el interlocutor como verdadero analfabeto.
Han venido unos señores a comprar unas botellas de los licores que elaboro a la destilería de Chert y se han sorprendido extrañamente de que disponga de página web, lo que ha propiciado que la conversación se condujese por el tema informático. En un momento dado, se me ha ocurrido decir que desde hace unos días estoy activando un blog y al hilo de la conversación, se me pregunta por el nombre del lugar para visitarlo. La cara de extrañeza ha sido de lo más elocuente porque verdaderamente desconozco el nombre de la dirección de ubicación del blog que estoy haciendo, por lo que para paliar en lo sucesivo cualquier contingencia de esta clase, he montado un truquillo en el dominio http://www.destilator.com. Mientras estaba ensimismado, la imaginación ha volado hacia una página de enlaces exclusiva para bloges porque, durante la programación de la página, se me ha ocurrido hacerla extensiva a todo el mundo que quiera aprovecharse al igual que tengo la web de los enlaces.

Las experiencias en la vida.-

A medida que vas cumpliendo años, acumulas experiencias adquiridas a base de los tropiezos de la vida y si tienes inquietud por aprender, cada día te enriqueces con más sapiencia y capacidad para solucionar las contingencias del difícil caminar de la vida.
Con todo el material perdido en los archivos del ordenador personal después del tiempo dedicado a confeccionarlo, cada vez que preciso de alguna cosa diferente o distinta de lo habitual y voy a buscarla, no la encuentro. El resultado es una auténtica calamidad de desastre porque con los correos electrónicos, recibo información adjunta que los archivos de arranque y el sistema operativo establecido no son suficientes y debo instalar nuevos programas que supongo antes debía tener a mi disposición porque ahora me doy cuenta que los necesito, aunque no recuerdo cuando los adquirí.
Por suerte para todos, en la red de Internet cabe todo el mundo con sus ocurrencias personales y de los unos a los otros, aunque en ocasiones nos molestamos, también nos ayudamos, haciendo posible la grandeza del sistema de la red y permitiendo que el saber universal, esté al alcance de quien, en un momento dado, lo pueda precisar.

Las experiencias en la vida.-

A medida que vas cumpliendo años, acumulas experiencias adquiridas a base de los tropiezos de la vida y si tienes inquietud por aprender, cada día te enriqueces con más sapiencia y capacidad para solucionar las contingencias del difícil caminar de la vida.
Con todo el material perdido en los archivos del ordenador personal después del tiempo dedicado a confeccionarlo, cada vez que preciso de alguna cosa diferente o distinta de lo habitual y voy a buscarla, no la encuentro. El resultado es una auténtica calamidad de desastre porque con los correos electrónicos, recibo información adjunta que los archivos de arranque y el sistema operativo establecido no son suficientes y debo instalar nuevos programas que supongo antes debía tener a mi disposición porque ahora me doy cuenta que los necesito, aunque no recuerdo cuando los adquirí.
Por suerte para todos, en la red de Internet cabe todo el mundo con sus ocurrencias personales y de los unos a los otros, aunque en ocasiones nos molestamos, también nos ayudamos, haciendo posible la grandeza del sistema de la red y permitiendo que el saber universal, esté al alcance de quien, en un momento dado, lo pueda precisar.

El homo sapiens.-

Desde que nacemos, empezamos a descubrir un nuevo mundo totalmente desconocido que puede ser fascinante o frustrante según la instrucción que vamos recibiendo en el avance de nuestro aprendizaje, tal vez por ello, a nuestra especie la autodenominemos “homo sapiens” que significa el que quiere saber. Lo cierto es que la evolución tecnológica de los últimos tiempos nos pilla a todos fuera de juego e intentar incorporarla en nuestra vida, es tarea harto difícil al exigirnos una reorganización interna del cerebro y del espíritu que no siempre estamos dispuestos a poder realizar, mas si cabe, cuando en el mundo consumista, lo que ayer era un gran avance, hoy descubrimos como algo obsoleto porque, no somos nosotros los que evolucionamos sino las máquinas de nuestro entorno de las que solo aprovechamos una pequeñísima parte de sus posibilidades.
Un buen día tuve interés en aprender a programar en hipertexto y así lo hice porque el Internet me brindaba la oportunidad de almacenar información en una libreta de un armario de mi casa tan especial para mi, que por sus características, a su vez permitía a todo el mundo acceder a esta información de la que su importancia, residía en las ideas u ocurrencias que podía despertar en el lector para la ejecución de nuevas iniciativas y entre todos, cada cual en su parcela, compartir del conocimiento universal al alcance de todos nosotros mismos en cualquier parte de mundo y a cualquier hora. Ahora ya no era menester ir a una biblioteca en su horario público para instruirnos, nosotros, desde nuestra propia voluntad, avanzamos en los conocimiento que nos inquietan desde cualquier lugar y en cualquier instante. Pero, aquí nace el gran problema del autoaprendizaje. El ser autodidacto es tarea harto difícil y exige mucha voluntad o interés. Las personas somos seres de costumbres y cuando aprendemos a hacer una cosa de una manera, nos es muy difícil abandonar el método que tanto sacrificio nos cuesta en aprenderlo, para volverlo reaprender de otra forma que se supone debería ser la correcta.
En este preciso instante hay una corriente de sentimiento colectivo por el que al parecer, si no tienes un blog eres casi menos que subnormal, pero el blog, no es una planta cualquiera en un monte, no es un árbol que plantamos en nuestro campo y podemos ir a cuidarlo cualquier día que nos plazca, sino que se trata de un hijo al que debemos prodigarle todos los cuidados diarios que podamos y que por nuestras obligaciones, no siempre estamos dispuestos a concederle, por consiguiente, el resultado es el que es y todos los días nacen bloges nuevos y al igual que en el mundo del comercio, casi todos quedan en el olvido perdidos por las unidades de memoria internáutica de la red, pero aún así, lo importante no es lo que nosotros hayamos podido escribir para compartir en un instante de nuestra vida, sino la ocurrencia que pueda despertar en la mente del lector, en cualquier otro momento de la suya.