• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

El verdadero turismo personalizado.-

Es otra forma diferente de hacer turismo que solo ocurre en el baricentro del universo y no es arrogancia, sino la verdad verdadera que nadie conoce hasta que la descubre por casualidad de la forma más increíble, inesperada y por qué no decirlo, asombrosa y desconcertante cuando se entra en la destilería del pueblo de Chert.
La escasa, por no decir nula sapiencia de las personas que se autocalifican pertenecientes al mundo de turismo, no nos permite ver más allá de la fachada de la casa del vecino de enfrente y entendemos por definición un ejemplo, lo que recorta y priva del amplio abanico de posibilidades que nos ofrece el verdadero turismo.
El concepto de turismo por quienes se eligen como representantes turísticos sin haberlos invitado, no va más allá del despreciable interés lucrativo y se olvidan, por ignorancia de quien ni sabe, ni desea conocer, que al margen de cualquier interpretación comercial para recaudar impuestos, también es una forma de vivir.

Anuncios

El aniversario de la astronomia.-

La Unión Astronómica Internacional en colaboración la UNESCO han decidido proclamar el año 2009 como el Año Internacional de la Astronomía, ¡mira que bien!, tanto ruido cuando las personas dedicadas al estudio del firmamento, ya hace tiempo que conscientemente aceptaron por muy brillantes e ingeniosos que sean, la imposibilidad de conseguir responder a preguntas fundamentales como la edad del universo.
Corría el año 1609, hace ahora 400 años, cuando Galileo Galilei construyó el primer rudimentario telescopio y observando el firmamento, empezó a descubrir que Saturno estaba rodeado de anillos, Júpiter tenía cuatro satélites mayores, nuestro Sol presentaba manchas y que la Vía Láctea era simplemente una alineación de estrellas formando una galaxia.
Puesto que los telescopios terrestres se ven afectados por factores meteorológicos como las nubes, las turbulencias y la contaminación lumínica ocasionada por los grandes luminarias urbanas, reduciendo la posibilidad de su ubicación, la ciencia espacial nos permite el uso de su infraestructura para la utilización de telescopios orbitales.