• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

Pretender asesorar sin haber aprendido.-

Un Director de una Sucursal Bancaria se acercó a saludarme y conocerme a mi domicilio por una incidencia que tuvo con un personaje conocido del que prudentemente no se citó en la conversación de la entrevista y para su tranquilidad emocional, entendí pretendía tantear el estado de la plaza en la que había accedido con la intención de torear una vaquita confitera y al abrir el portón de los corrales, se encontró con lo que parecía un toro cerril.
Pensando que sabía un algo del mundo de los negocios y teniendo claro que su Cliente Favorito le había salido “rana”, en prueba de buena voluntad se me ocurrió abrirle una cuenta en su Sucursal para incrementar su Agenda de Clientes. Las condiciones ofrecidas por el Sr. Director eran las correctas y al paso del tiempo fue en esta Entidad Bancaria con quien contraté mi Garantía Fiscal para el desarrollo de mi actividad económica. Con el tiempo, el hombre se jubiló y ocuparon su puesto de trabajo nuevos Directivos con nuevas normativas.
Dado que los intereses bancarios se redujeron a nulos, para evitar gastos, me ofrecieron cambiar la domiciliación de pago de la Cuota mensual a la Seguridad Social. Con el tiempo, apostando por el rigor y la transparencia, la Entidad Bancaria modificó por su parte las condiciones específicas, invitándome a realizar unos ingresos adinerados mensuales que rigurosamente atiendo.
Pero como la principal característica de los comerciantes de la segunda década del siglo XXI es la escasa actividad económica, lo que conlleva reducidos movimientos adinerados y el aconsejable por no llamar imprescindible cierre de Sucursales Bancarias por ser también Entidades sufridoras de estas ventajas, supongo debieron exigirles a las cabezas pensantes despertar la imaginación para cobrar otro tipo de servicios adicionales que nunca se contrataron en la firma de condiciones y se inventó la cuota anual del servicio de acceso a orientación jurídica telefónica y del servicio de acceso a descuentos y beneficios.
Incomprensible es el observar como en lugar de la reglamentaria factura, se expide un Extracto de Comunicación de Cobro por un supuesto servicio que se dice ofrecer y del que desconozco por no usarlo ni haberlo contratado, pero como quiera que no pienso saber, sino que realmente se “un algo” del mundo de los negocios, me he permitido aclarar tal informal documento por no estar ajustado a derecho e incumplir con el ordenamiento legal para ser contabilizado reglamentariamente.
Es imposible ofrecer correcta orientación jurídica por quien es ignorante de la legislación vigente y la incumple presumiendo además, de no ser una ONG.

Lo Lleó del Maestrat

Con cara lavada y bien peinado.-

Una firma de cosméticos, perfumes, productos capilares y maquillajes me está invitando a dejarme seducir por su selección de artículos, todos indispensables para cuidar y mimar el cuerpo y el cabello entre los que puedo citar un rellenador de arrugas efecto lifting, crema para el contorno de ojos, sombras y lápices, aceite de argán, jabones de alepo, gel adelgazante, aparatos de depilación, champús, suavizantes, mascarillas, ampollas anticaída del pelo, planchas, máscaras, pintauñas, maquillaje y bases de maquillaje y un largo etc. para él y ella con increíbles descuentos.
Anteriormente ya hicieron unas rebajas en los precios y como la economía de hoy en día anda un tanto ajustada y la necesidad de venta apremia, en estas segundas rebajas se puede disfrutar de una reducción en el precio de hasta -90% con la ventaja añadida de descubrir la nueva selección de productos de belleza y bienestar que no te dejarán indiferente.
Es incompresible para alguien en su sano juicio un descuento comercial del 90% en el valor de un artículo, salvo que sea robado o no se confíe pagar al proveedor del mismo y a la vez, se evidencia la situación económica en una sociedad para hacer locuras de semejante magnitud e imaginación porque lo mires como lo intentes, es imposible verlo si eres un comerciante con todas las consecuencias.