• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

Caracoles con tomate y cebolla.-

El cambio a luna llena en septiembre nos trajo lluvia para aflojar los granos de las uvas de su pedúnculo y favorecernos con perder la cosecha, pero como cualquier labrador del Maestrazgo, ya estoy acostumbrado a estas situaciones en las que las condiciones meteorológicas hacen que nunca llueva a gusto de todos.
La semana pasada fui a visitar las vides para comprobar el estado de maduración de las uvas y preparar la bodega para prensar la vendimia. Aprovechando la salida campera, me di un garbeo y recogí unos pocos caracoles que estaban saludándome para que los llevase a darles un paseo con la furgoneta de SEGARRA que siempre se agradece.
Durante unos días han estado comiendo harina en casa y hoy por la mañana he visto como se afanaban por entrar en la cazuela para que almorzase caracoles con tomate y cebolla. Al chuparlos, hacia más ruidera que Sayyid Jacmet, “aprendiz de conquistador”, cuando los probó por primera vez en la Aldea de Anroig.

La prediccion meteorologica levantina.-

Estos días pasados, en el pueblo de Chert hacía algo de vientecillo fresquillo y esta mañana nos hemos levantado con los tejados mojados y es que a principios del año, Dª. Adela Ferrer me enviaba un correo haciéndome partícipe de sus inquietudes. No es por presumir pero, como bajo mi criterio, su contenido no tiene desperdicio, copio textualmente un trocito que dice:
Uno de mis lemas favoritos es que la ignorancia es muy atrevida y dado que el que tiene vergüenza, ni come ni almuerza, me baso en tan pedestre y popular sabiduría “hacerlo otra vez”. He entrado en el exclusivo, pacífico y restringidísimo club de la astrometeorología (somos 3 miembros activos y el talante – y talento – de los otros dos que les impide pelearse conmigo), por ello, te invito a consultar mis pronósticos para el invierno en el Mediterráneo español que encontrarás en www.astralis.es/pron/meteo/meteo.htm
Aún no le he enviado el acostumbrado acuse de recibo pero estoy siguiendo las condiciones meteorológicas de Chert y comparándolas con sus predicciones, ya va siendo hora de felicitar a los tres sabios. Pensemos que son tendencias y no reflejan precisamente hechos puntuales de un lugar concreto. Es como la representación televisiva de los mapas del tiempo, la posición y sentido de las isobaras hay que interpretarlas acorde con la orografía del lugar de residencia del televidente.