• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

Otro escalon cientifico espacial.-

En el mes de agosto de 2.004 se lanzó la sonda Messenger con la esperanza de que alcance la órbita de Mercurio para el mes de marzo de 2.011. La humanidad está pendiente de este acontecimiento y esperamos disfrutar de toda la información que nos pueda facilitar la sonda en el desarrollo de su cometido.
Los Sumerios, como unos 3.000 a.C., fueron los primeros en hacer referencia a este planeta y los Babilonios, entre 2.000 a 500 a.C., le dieron el nombre de Nebu o “mensajero de los dioses”. Posteriormente los Griegos le llamaban Apolo, cuando se avistaba al amanecer y Hermes cuando era visible al anochecer, sin embargo, debió esperarse al griego Pitágoras para comprobar se trataba del mismo cuerpo celeste.
El máximo acercamiento conseguido hasta la fecha por el hombre al planeta Mercurio ocurrió con la Sonda Mariner-10 que, en la tercera de las órbitas realizadas, consiguió situarse a tan solo 327 Km. de su superficie y nos envió una decena de fotografías del planeta pero el 24 de marzo de 1.975 finalizó su misión por quedarse sin combustible.
Actualmente una nueva sonda llamada BepiColombo está preparándose para analizar el planeta e investigar su magnetosfera. Su lanzamiento está previsto para agosto de 2.013, con previsiones de llegada en septiembre de 2.019 y desarrollo de diferentes misiones de un año terrestre de duración.

Anuncios

Las lagrimas de San Lorenzo.-

Las estrellas fugaces pueden verse durante todo el año pero es durante los últimos cinco días la primera quincena del mes de agosto cuando la órbita de nuestro planeta cruza una nube de partículas perdidas por el cometa Swift-Tuttle desde cuando se acercó al Sol y lo que produce la lluvia de las Perseidas. Su nombre, es debido a que las trazas parecen provenir de una zona situada en la constelación de Perseo y el de lágrimas de San Lorenzo, es porque esta lluvia de estrellas se produce alrededor del 10 de agosto, festividad de San Lorenzo.
Los mejores lugares donde se puede disfrutar de este espectáculo suelen ser los menos poblados o en las ciudades muy pequeñas, porque las luces de las grandes ciudades molestan la visión del firmamento nocturno y no permiten apreciar ni tan solo la vía láctea. Cuando la luminosidad ambiental del entorno es muy grande, solo se pueden ver las trazas más grandes.
En estos veraniegos días en los que la noche invita a disfrutar del fresco, aprovechando el cruzar con los restos de la cola del cometa y el hecho de que el número de estrellas fugaces avistadas puede aumentar considerablemente, la Unidad de Observación Astronómica del Maestrazgo en Chert está súper activa en la organización de la observación nocturna.

El telescopio espacial Hubble.-

El día 24 de abril de 1990, se puso en órbita un telescopio capaz de obtener imágenes con una resolución óptica mayor de 0,1 segundo de arco y hasta el límite de la difracción, con la grandísima ventaja añadida cual es la ausencia de atmósfera, que elimina los efectos de las turbulencias. Fue bautizado en honor a Edwin Hubble y consigue que las radiaciones con longitudes de onda en el infrarrojo se reciban con total claridad.
Se trata de un reflector de dos espejos, siendo el principal de 2400 mm. de diámetro. Para la exploración del cielo lleva incorporado varios espectrómetros y tres cámaras, una de las cuales es de campo estrecho, lo que permite fotografiar zonas muy pequeñas y lejanas del cosmos, la otra de campo ancho para obtener imágenes de planetas y la tercera, de infrarrojos, trabajando nada menos que a -180º C.
El telescopio espacial Hubble, es el proyecto que más han contribuido al descubrimiento espacial y tecnológico de toda la historia de la humanidad, puesto que casi todo el conocimiento científico astronómico de los últimos años, lo hemos conseguido con las precisas observaciones que del espacio interestelar nos regala y de su estudio, llegar a concluir que las existencia del universo es de tiempos más recientes al que se pensaba, no superando los ocho mil millones de años.