• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

La patrona de los internautas.-

Durante muchos años la única forma de navegar fue en barca a través del mar y se le concedieron los honores de ser patrona a la Santísima Virgen del Carmen de la que hoy celebramos su festividad. Con el paso del tiempo nació otra forma de navegar, en este caso por el aire y los aviadores eligieron por patrona a la Santísima Virgen del Loreto con clara diferenciación entre los medios de desplazamiento. Los astronautas, por ser un colectivo muy reducido, ni tan solo se han interesado en buscar patrona, pero ahora, con las nuevas tecnologías, muchas personas podemos navegar por la red, aunque hay quien confunde el programar y elevar la información al sistema de Internet, con el permanecer tras la mata chupándola por todo el morro.
Algún ocurrente de facilona ocurrencia, eligió como patrona de los informáticos a la Santísima Virgen de La Tecla y pienso que, Santa Tecla, muy bien puede ser la patrona del webmaster programador pero, observando que para navegar por la red del Internet solo usamos genéricamente la tecla izquierda del ratón del ordenador, no podemos extrapolar el patronazgo para quien apenas usa el teclado.
Por el momento y mientras no haya quien proponga una santa patrona más acorde con la realidad social, es difícil mantener de forma genérica a la Santísima Virgen del Carmen como patrona o concederle el privilegio a la Santísima Virgen de La Tecla, aunque los internautas, muy bien podrían elegir tener un patrón en lugar de patrona.

Anuncios

Programar en hipertexto.-

Corría el año de 1996 cuando mi amigo D. José Luis Sabater Cabedo de L’Eliana me invitaba a conocer el novedoso sistema de comunicación por medio del ordenador personal. Era el inicio de una época en la que la transmisión de información por cable iba a revolucionar la vida de las personas y el declinar de la popularísima comunicación inalámbrica.
Solo observando los resultados de una tarde, hacían difícil predecir la evolución, máxime en una época en la que la escasez de usuarios, exigía unos precios elevados por el uso de la nueva tecnología. El correo electrónico, se escapa por un lado con tarifa local mientras, las páginas web estaban lejos del alcance del común de los mortales, sin citar el añadido por la necesidad de saber programar en hipertexto.
Para quienes tuvimos a oportunidad de aprender el Fortran y posteriormente fuimos usuarios del Basic con las calculadoras científicas programables, el hipertexto se convertía en algo de lo más sencillo, cualquier persona que sepa escribir con el teclado del ordenador, puede empezar a programar porque solo necesita aprender a mandar las instrucciones de presentación en pantalla, de ahí la alta velocidad de transmisión de la información entre las máquinas computadoras.

Una inquietud historica.-

Aunque mi afición siempre se centró en la electrónica y durante muchos años estuve jugando con sus componentes haciendo montajes experimentales de entre los cuales y como bien se puede comprobar, alguno está referenciado en Internet, la llegada del ordenador me ha cambiado la vida.
Autoaprendí a programar como una curiosidad más y en pocos años, la revolución del sistema informático personal, ha hecho posible que cualquier persona que sepa escribir con una máquina, pulsando las teclas de su computadora, pueda publicar al mundo sus inquietudes.
De entre ellas, hay una que especialmente despierta mi curiosidad y con el fin de colaborar aportando mi escasa sapiencia que, no estando escrita en ningún libro, es un sentimiento que circula por la sangre que corre por mis venas, es mi deseo durante unos días, presentar varias desconcertantes, llamativas, curiosas o simpáticas intervenciones en este blog.

La ruta de los oficios.-

Aprovechando el turismo que viene o pueda venir por los pueblos del Maestrazgo y darnos a conocer desde los alojamientos que tan de moda parece se pone con las casas rurales, estoy montando una página en Internet bajo el dominio http://www.maestrart.com.
Como quiera que muchas de las personas con página web en la red, no saben programar en hipertexto y deben solicitar sus servicios a terceros, para facilitar y abaratar los honorarios del programador, incluyo en el dominio http://www.maestrart.com a los pocos despistados que aún quedamos por la comarca, aguantando los viejos oficios que, si bien para nosotros son de lo más natural y carentes de importancia, para el forastero venido de otros lugares, son dignos de admiración y de esta forma tan simple, estando todos referenciados en una web, con un solo enlace a una sola página se nos puede fácilmente encontrar, sin esperar a que la Generalidad o el Estado, se digne citarnos en sus folletos y nos haga publicidad gratuita con el dinero de los impuestos que nos cobran.
Pero que nadie se lleve a engaño, esta página web de Internet tan original, con un nombre tan nuestro, representativo y de múltiples interpretaciones, es solo exclusiva para quienes fiscalmente están reconocidos, los clandestinos, deberéis esperar a que os publicite vuestro propio Ayuntamiento que admite las ilegalidades y por extensión, la Diputación Provincial como vergonzosamente ha consentido en alguna ocasión.

La ruta de los oficios.-

Aprovechando el turismo que viene o pueda venir por los pueblos del Maestrazgo y darnos a conocer desde los alojamientos que tan de moda parece se pone con las casas rurales, estoy montando una página en Internet bajo el dominio http://www.maestrart.com/.
Como quiera que muchas de las personas con página web en la red, no saben programar en hipertexto y deben solicitar sus servicios a terceros, para facilitar y abaratar los honorarios del programador, incluyo en el dominio http://www.maestrart.com/ a los pocos despistados que aún quedamos por la comarca, aguantando los viejos oficios que, si bien para nosotros son de lo más natural y carentes de importancia, para el forastero venido de otros lugares, son dignos de admiración y de esta forma tan simple, estando todos referenciados en una web, con un solo enlace a una sola página se nos puede fácilmente encontrar, sin esperar a que la Generalidad o el Estado, se digne citarnos en sus folletos y nos haga publicidad gratuita con el dinero de los impuestos que nos cobran.
Pero que nadie se lleve a engaño, esta página web de Internet tan original, con un nombre tan nuestro, representativo y de múltiples interpretaciones, es solo exclusiva para quienes fiscalmente están reconocidos, los clandestinos, deberéis esperar a que os publicite vuestro propio Ayuntamiento que admite las ilegalidades y por extensión, la Diputación Provincial como vergonzosamente ha consentido en alguna ocasión.