• Páginas

  • Categorías

  • Archivos

  • Anuncios

Ander y su espada.-

   Ander, con su espada, vino hasta Chert para a conquistar la Destilería de Julián Segarra y lo consiguió, al igual que antaño hizo el Cid Campeador o el mismísimo Rei D. Jaume I.

ander

   En la imagen podemos ver a Dª Juli, el Sr. Rai, el Sr. Eneko, Dª Julia y el Sr. Jose que si nos fijamos bien, los vemos conquistados de corazón.

Anuncios

De la desaceleración a la crisis.-

Soy un verdadero zoquete ignorante y desconocedor de la realidad social que me ha tocado vivir con tanta palabreja bien sonante y sugestiva. En lugar de plantar cepas, injertarlas y cuidarlas para producir vino vendimiando como un auténtico boberol, elaborar licores destilados con las propiedades de las plantas silvestres para envejecerlos de forma natural en barriles de roble, hubiera tenido que ser más listillo y dedicarme a contratar productos de renta fija sin riesgo aparente y con un capital garantizado de boquilla al cien por cien.
Parece ser que algunas personas espabiladas, han especulado con ilusiones bancarias que a consecuencia de una crisis gripal por no beber brandy SEGARRA, “el Brandy del Maestrazgo“, están afectadas por no se qué desaceleración económica que ha ocurrido en la otra parte de mundo y precisan reclamar en concepto de no se qué ahorros, parte del dinerito que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre va a imprimir por desacertada decisión gubernativa con cargo en los impuestos que pagamos entre todos los que trabajamos.
Hace unos años, hubo una granizada en Chert y no precisamente de las que te tomas de refresco en la mesa de la terraza del bar con el vaso porque me refiero a la meteorológica. Se nos prometieron unas ayudas económicas para la reparación de daños, tanto en los tejados como en las cosechas y aún esperamos. Poneros a la cola en compás de espera ya que la ignorancia no exime de responsabilidades a quien no entienda o esté dolido porque le tomaron el pelo. Ahora tiene la oportunidad de aprender cómo se puede comprar el dólar americano a precio de euro europeo sin saberlo.

De la desaceleracion a la crisis.-

Soy un verdadero zoquete ignorante y desconocedor de la realidad social que me ha tocado vivir con tanta palabreja bien sonante y sugestiva. En lugar de plantar cepas, injertarlas y cuidarlas para producir vino vendimiando como un auténtico boberol, elaborar licores destilados con las propiedades de las plantas silvestres para envejecerlos de forma natural en barriles de roble, hubiera tenido que ser más listillo y dedicarme a contratar productos de renta fija sin riesgo aparente y con un capital garantizado de boquilla al cien por cien.
Parece ser que algunas personas espabiladas, han especulado con ilusiones bancarias que a consecuencia de una crisis gripal por no beber brandy SEGARRA, “el Brandy del Maestrazgo“, están afectadas por no se qué desaceleración económica que ha ocurrido en la otra parte de mundo y precisan reclamar en concepto de no se qué ahorros, parte del dinerito que la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre va a imprimir por desacertada decisión gubernativa con cargo en los impuestos que pagamos entre todos los que trabajamos.
Hace unos años, hubo una granizada en Chert y no precisamente de las que te tomas de refresco en la mesa de la terraza del bar con el vaso porque me refiero a la meteorológica. Se nos prometieron unas ayudas económicas para la reparación de daños, tanto en los tejados como en las cosechas y aún esperamos. Poneros a la cola en compás de espera ya que la ignorancia no exime de responsabilidades a quien no entienda o esté dolido porque le tomaron el pelo. Ahora tiene la oportunidad de aprender cómo se puede comprar el dólar americano a precio de euro europeo sin saberlo.

El estado de la cosecha.-

Con este tiempo climatológico tan cambiante que ora llueve y ora luce el Sol, me he acercado a visitar los viñedos del campo para comprobar como anda la maduración de los racimos en las cepas que aún nuestra indicios de insuficiencia como para empezar a recoger una buena cosecha de uvas y conseguir elaborar el buen vino que nos tiene acostumbrado todos los años y si el veranillo del membrillo se alargase, podremos aprovecharnos de una mejor maduración.
Las inclemencias atmosféricas son una más de las plagas del campo y cuando estás a punto de redondear la faena con la recogida del fruto de tu trabajo, siempre debe haber un “pero” que la dificulta o entorpece y aunque a estos cambios meteorológicos nunca estamos acostumbrados, las personas de campo o del mundo rural, nos resignamos a aceptarlos.
Por el momento, vamos bien, el verano no ha sido excesivamente caluroso y la maduración se ha ralentizado con lo que tenemos la ventaja añadida de conservar los granos de las uvas bien sujetas a su pedúnculo, permitiendo soportar firmemente su peso sin miedo a aflojarse y caerse por el suelo pudriéndose parte de la cosecha por culpa de los nubarrones del fin de semana.

El estado de la cosecha.-

Con este tiempo climatológico tan cambiante que ora llueve y ora luce el Sol, me he acercado a visitar los viñedos del campo para comprobar como anda la maduración de los racimos en las cepas que aún nuestra indicios de insuficiencia como para empezar a recoger una buena cosecha de uvas y conseguir elaborar el buen vino que nos tiene acostumbrado todos los años y si el veranillo del membrillo se alargase, podremos aprovecharnos de una mejor maduración.
Las inclemencias atmosféricas son una más de las plagas del campo y cuando estás a punto de redondear la faena con la recogida del fruto de tu trabajo, siempre debe haber un “pero” que la dificulta o entorpece y aunque a estos cambios meteorológicos nunca estamos acostumbrados, las personas de campo o del mundo rural, nos resignamos a aceptarlos.
Por el momento, vamos bien, el verano no ha sido excesivamente caluroso y la maduración se ha ralentizado con lo que tenemos la ventaja añadida de conservar los granos de las uvas bien sujetas a su pedúnculo, permitiendo soportar firmemente su peso sin miedo a aflojarse y caerse por el suelo pudriéndose parte de la cosecha por culpa de los nubarrones del fin de semana.

El licor destilado.-

La destilación del alcohol es un práctica que lleva ejerciéndose más de 10 siglos desde los alquimistas árabes, de hecho, el aparato destilador es conocido como alambique o su variante alquitara, utilizándose el destilado alcohólico para fines medicinales y de su uso en la preparación de medicinas con sus propiedades, virtudes o remedios, se extenderá también al deleite de los sutiles paladares más delicados, naciendo las bebidas derivadas de los alcoholes con el nombre de licores.
En occidente, a los primeros destilados les llamaron aguardientes y al ser el vino un transformado agrícola abundante y las cepas, plantas de fácil enrizamiento, crecimiento y cultivo en nuestra favorable climatología, es el alcohol destilado de vino el más utilizado y aunque en oriente medio y especialmente en la desembocadura del río Nilo, los cañaverales de azúcar crecían frondosos y propiciaban la obtención de alcoholes de caña, en Europa, se conoció la técnica de la destilación después de la invasión napoleónica española y la falta de vino como materia prima, puso en actividad la imaginación en búsqueda de alcoholes en los cereales.
La incorporación en los mercados alimenticios de los productos sintéticos de laboratorio, ha desplazado el proceso de la destilación y el oficio de destilador que con su pericia de excelente y cuidadoso maestro, consigue obtener idénticos resultados aunque varíe la anualidad de la recolección, propiciando que el antiguo oficio se pierda y quede relegado a solo unos pocos amantes de la elaboración de los licores naturales.
Los licores elaborados por destilación de alguna planta, flor, baya, fruto o semilla, se convierten en apreciados verdaderos broches de oro al finalizar las comidas que se precien y sus anfitriones, experimentan el placer de agasajar a sus distinguidos invitados con verdaderas delicias o auténticas obras de arte.

El licor destilado.-

La destilación del alcohol es un práctica que lleva ejerciéndose más de 10 siglos desde los alquimistas árabes, de hecho, el aparato destilador es conocido como alambique o su variante alquitara, utilizándose el destilado alcohólico para fines medicinales y de su uso en la preparación de medicinas con sus propiedades, virtudes o remedios, se extenderá también al deleite de los sutiles paladares más delicados, naciendo las bebidas derivadas de los alcoholes con el nombre de licores.
En occidente, a los primeros destilados les llamaron aguardientes y al ser el vino un transformado agrícola abundante y las cepas, plantas de fácil enrizamiento, crecimiento y cultivo en nuestra favorable climatología, es el alcohol destilado de vino el más utilizado y aunque en oriente medio y especialmente en la desembocadura del río Nilo, los cañaverales de azúcar crecían frondosos y propiciaban la obtención de alcoholes de caña, en Europa, se conoció la técnica de la destilación después de la invasión napoleónica española y la falta de vino como materia prima, puso en actividad la imaginación en búsqueda de alcoholes en los cereales.
La incorporación en los mercados alimenticios de los productos sintéticos de laboratorio, ha desplazado el proceso de la destilación y el oficio de destilador que con su pericia de excelente y cuidadoso maestro, consigue obtener idénticos resultados aunque varíe la anualidad de la recolección, propiciando que el antiguo oficio se pierda y quede relegado a solo unos pocos amantes de la elaboración de los licores naturales.
Los licores elaborados por destilación de alguna planta, flor, baya, fruto o semilla, se convierten en apreciados verdaderos broches de oro al finalizar las comidas que se precien y sus anfitriones, experimentan el placer de agasajar a sus distinguidos invitados con verdaderas delicias o auténticas obras de arte.